Espectáculos | Mónica Ayos | Diego Olivera | operaciones

"Me operé tres veces y me volvió a crecer" Mónica Ayos reveló un dato inesperado de su vida

La actriz y su marido, Diego Olivera, tuvieron una entrevista con Jay Mammón y dio detalles de una intervención que tuvo que repetir varias veces.

Mónica Ayos y Diego Olivera están muy afianzados en México y por tal motivo deciden proyectar su vida en el extranjero. "No volveríamos a Argentina porque trabajo en México tenemos y está muy bueno. Pero, a Federico le está yendo bárbaro, no para de trabajar y ahora está por empezar a hacer otra seria", explicó la actriz y destacó el gran futuro de su hijo en aquel país.

Luego entrando un poco más en la vida privada de la pareja, el conductor les consultó sobre las cirugías por las que pasaron. "Yo me hice la apendicitis, ¿ustedes tienen alguna operación encima?", preguntó y Mónica no pudo contener la risa.

"Bolu... ¿tenés tiempo?", le dijo antes de contestar de forma simática: "Pero claro: si yo tengo una naríz. Creo que debo ser la única en el mundo que tiene una nariz que se emancipó, volvió a crecer y tiene pasaporte propio... me operé la nariz 3 veces porque me volvió a crecer", confesó.

♥️Risas en un aquí y ahora reglándonos un poco de satisfacción en medio de tanta locura... ♥️ @diegooliveraok @vickydoll22 ♥️ #familia Te extrañamos @federicoayos ♥️

"Yo tenía una napia de oso hormiguero", dijo con mucha gracia y mientras seguía con su simpático relato. "Me fui al quirófano y quedé divina: a los 4 meses ´poing´", agregó sobre su paso por el quirófano. Diego entonces agregó un dato inesperado sobre el momento en el que se conocieron. "Yo la conocí a ella antes de las operaciones, así que imaginate el cu... que tenía".

En cuanto a sus proyectos personales, debemos decir que Mónica Ayos se abrió una cuenta en Youtube donde relata algunas de sus experiencias personales. "Después se me ocurrió que era un espacio ideal para generar un encuentro desde algunas sensaciones de vida que tuve y que obviamente hay detrás de cada ser humano, y en este caso al estar en una suerte de vidriera pública, mostrar que detrás de nuestros nombres y nuestra fachada hay mucho más en común de lo que la gente ve... historias de vida con conflictos universales que tuve ganas de compartir", expresó muy simpática.