Mundo | Titanic | Telégrafo | historia

Perforarán el casco del Titanic para recuperar un preciado objeto

Se trata de un telégrafo inalámbrico con que los tripulantes y pasajeros del Titanic emitieron pedidos de ayuda, y despedidas el 14 de abril de 1912.

El 14 de Abril de 1912 la historia del mundo cambiaría para siempre. El Titanic dejaría su nombre perpetuado en la historia por ser el protagonista de una de las tragedias más terribles de la humanidad. Tras chocar contra un iceberg, se hundaría esa noche y con el se llevaría más de 1.500 vidas, entre adultos y niños que se habían embarcado en el viaje inaugural del gran transatlántico.

Ahora, 108 años después, su historia volvería a ser contada en un marco distinto. La Jueza federal, Rebecca Beach Smith, autorizó la perforación del casco para recuperar un aparato considerado invaluable. Se trata del telégrafo inalámbrico Marconi, que se encuentra en el interior de la famosa embarcación.

Con este aparato, los radiotelegrafistas Jack Phillips y Harold Bride enviaron multitud de mensajes a tierra firme la noche del 14 de abril de 1912, cuando el barco se sumergió en las profundidades. Miles de pasajeros les pidieron que enviaran a sus allegados mensajes que básicamente se resumían en “Te quiero” y “Hasta pronto”, aunque también fueron muchos los mensajes de socorro que salieron de allí tras ver la catástrofe en la que les sumía el choque con el iceberg.

La jueza argumentó su decisión al considerar que eldispositivo puesto que tiene “un valor histórico, educativo, científico y cultural significativos”.

Sin embargo, ya la decisión de la jueza ha tenido contraposición porque para rescatar el telégrafo se deberá abrir un agujero en el casco del navío, algo a lo que se ha opuesto la NOAA, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU.

La NOAA sostiene que el buque es el lugar de descanso de más de un millar de personas y que todo esto no llevaría a nada, pues, considera, el telégrafo será “irreparable” debido a los años que ha permanecido en las profundidades del Atlántico.

Pese a todo, la compañía que se ha ofrecido a llevar a cabo esta labor, la RMS Titanic, ha indicado que, de lograrlo, el transmisor “podría descubrir algunos de los secretos sobre un mensaje de advertencia perdido y llamadas de socorro enviadas desde el barco”. Algo por lo que, insisten, vale la pena intentarlo.

FUENTE: El Liberal